TIPOS DE ‘HUMOS’ EN NUESTRO VEHÍCULO Y AVERÍAS QUE ENTRAÑAN

HUMOS

Normalmente cuando arrancamos nuestro vehículo pocas veces ponemos atención al tipo de humo que está saliendo del mismo ya que sólo nos preocupa que arranque sin problema para ir a nuestro destino. Sin embargo un chequeo de vez en cuando al humo que sale del escape nos permitirá saber en qué condiciones se encuentra nuestro motor o en su caso si has sentido que se comporta raro podrás darte una idea de qué problema tiene.

A continuación te decimos los tipos de humo por el color y qué es lo que provoca que sea así.

Humo Negro

En el caso de un motor de carburador indica que la mezcla de aire y gasolina está mal compensada, lo que se refleja en un alto consumo de combustible. En el caso de motores de inyección pueden ser muchas las razones, una de ellas puede ser que la centralita esté mal y los sensores no sirvan (como el de oxígeno, entre otros) o la otra es que el regulador de combustible principal de inyección no esté trabajando. Cualquiera que sea la causa es definitivamente un problema relacionado con el exceso de combustible.

Humo gris

Los expertos en mecánica indican que cuando el humo que sale por el tubo de escape es de color gris, el problema es más difícil de diagnosticar. Al igual que cuando sale humo azul, con la aparición de humo gris el coche puede estar quemando aceite o que el turbocompresor no esté funcionando correctamente o está ya deteriorado. En este caso, las precauciones a seguir son las mismas que cuando sale humo azul.

Además, el humo gris podría significar un atasco o mal funcionamiento del sistema PCV (sistema de ventilación positiva del cárter). Sin embargo, cuando la válvula de PCV se atasca, la presión puede generar fugas de aceite. Afortunadamente, las válvulas PCV no son caras y el problema puede ser solventado sencillamente por cualquier mecánico.

Humo blanco

Si el humo que expulsa nuestro vehículo es de color blanco y se trata de una masa más gruesa y densa de lo normal, el problema es más grave, ya que lo que se está quemando es el líquido refrigerante del motor. Esto se puede producir por un grave problema en la junta de la culata, en la culata o una posible grieta en el bloque motor. El arreglo de todas averías suele llevar un gran desembolso económico.

No ignores esto último, porque el problema podría agravarse. Una pequeña fuga de líquido refrigerante puede conducir a un riesgo serio de sobrecalentamiento y daños gravísimos en el motor. Asimismo, esa fuga de refrigerante también se puede mezclar con el aceite y causar serios problemas para su coche

Sin embargo nunca debe confundirse con el vapor de agua, si el humo que sale por el tubo de escape es de color blanco pero sale en muy pequeñas cantidades y como con forma de hilos delgados, en principio no hay motivo de preocupación, ya que probablemente es el resultado de la acumulación de condensación normal en el interior del sistema de escape, suele darse sobretodo en días de temperaturas bajas al arrancar el vehículo. Cuando el vehículo lleva unos minutos funcionando y continúa acumulando kilómetros este fino humo blanco suele desaparecer.

Humo azul

Quizás de todos los tipos de humo antes mencionados el más importante o más bien dicho el más crítico es el humo azul ya que es una indicación que el motor está quemando aceite. Las causas principales de que el aceite esté pasando a la cámara de combustión es porque los anillos de los pistones están débiles-desgastados, las guías o los sellos de las válvulas están mal… Un motor que quema mucho aceite (más de un litro en 800 km o 500 millas) está deteriorado y necesita una reparación a fondo.

En ocasiones es difícil captar los matices del humo que desprende nuestro vehículo y siempre es conveniente que sea un profesional quien en definitiva valore el estado de nuestro motor, pero siempre es importante estar atento a estas señales