‘REPRO’ DE CENTRALITA Y EL TURBO

CENTRALITA_REPRO

En los últimos meses se ha duplicado el caso de turbocompresores que fallan por explosión de la rueda compresora o el eje turbina, sin motivo aparente de un fallo de engrase o el no seguimiento de las bases de instalación del turbocompresor.

Ninguno de estos casos se relaciona con que el turbo no haya sido reparado correctamente (que es con lo que suele asociarlo el cliente), ni tan siquiera se debe a las causas normales de fallas en los turbos como son la falta de aceite o los contaminantes que tenga, los filtros de aire y aceite, la excesiva temperatura de los gases de escape, ni siquiera la posible entrada de partes de motor como cabezas de válvulas, fragmentos del múltiple de escape, anillos, etc. incluso las ajenas al motor que puedan entrar a la rueda compresora, producen esta destrucción. Sorprende aún más si cabe que algunos de los casos han sido en turbocompresores nuevos (en cliente suele asociar el fallo en este caso a que su turbo simplemente ha salido malo…)

Pues bien, este fallo es conocido como “overspeed” o sobrevelocidad y consiste en que la turbina alcanza una velocidad tan alta que la fuerza centrífuga supera la resistencia del material de los componentes del turbo y éste simplemente se desprende. Si bien es cierto, que los turbos anteriormente también giraban a altas velocidades y no explotaban,se trata de una ‘verdad a medias’ ya que actualmente los turbos ya no solo tienen que producir potencia, también tienen que reducir las emisiones contaminantes y el consumo de combustible del motor diesel en todo el rango de funcionamiento del mismo, es decir es un sistema de ingeniería que ha ido implementándose al igual que ocurre con los sistemas de inyección y motores en general.

Es importante que empecemos a ver nuestro vehículo desde otra perspectiva, ya que desde que el vehículo arranca hasta que logra una velocidad más o menos alta en carretera, el turbo debe impedir la salida de cualquier humo por el escape y esto no es tan sencillo de lograr ya que tiene que girar a una alta velocidad cuando el motor apenas está subiendo las R.P.M. Igualmente cuando el motor alcanza su potencia máxima, el turbo debe seguir generando una alta presión de aire al motor y para ello tiene que mantener esa alta velocidad.

Sistemas dentro del propio turbo, como las tecnologías de wastegate o válvula de alivio y la geometría variable fueron desarrolladas para paliar este entre otros factores y aunque contribuyen en algunos casos, tampoco son 100 % efectivas cuando el desgaste y exigencias del vehículo están por encima de las asignadas por el fabricante.

Una reprogramación, entendiendo que siempre se realiza con las mínimas garantías profesionales, cuyo fin final para el cliente sólo repercute en mayor velocidad (como son aquellas que afectan solo al momento de entrada del turbo, tiempos de inyección), en llevar el coche a tope sin las más mínimas precauciones que conlleva dicha reprogramación, esto degenerará en un desgaste prematuro del motor y sus compenentes, del embrague, …

En estos casos en los cuales la reprogramación se ha hecho correctamente, finalmente es el propio usuario quien determina el mal resultado de la misma y por ende el deterioro de piezas tales como el turbocompresor precisamente por este ‘Overspeed’.

Un saludo y gracias por leernos,

Anuncios