GEOMETRÍA VARIABLE ATASCADA

whatsapp-image-2016-11-23-at-15-54-35

En ocasiones, como comentábamos en post anteriores, nuestro vehículo nos envía señales de que algo no funciona bien en el motor, como suele ser el color y olor del humo que expulsa por el tubo de escape y que en ocasiones a no ser que sea algo ‘escandaloso’ no consigue llamar nuestra atención.

Sin embargo, también existen partes que forman parte del motor y que además lo implementan, es el caso del turbocompresor, cuyos fallos y averías nos muestran en ocasiones que debemos prestar especial atención a elementos y acciones de nuestro motor como por ejemplo el tipo de lubricante que utilizamos y la periodicidad en sus cambios, la calidad del repostaje, el sistema de inyección con la consecuente deficiencia o descompensación en la combustión de nuestro motor.

Este último punto, se convierte en ocasiones en un enemigo silencioso para nuestro turbocompresor, realmente nos percatamos de que existe un problema cuando el coche pierde potencia en bajas presiones, pero al resetearlo el error desaparece fácilmente sin que vuelva a molestarnos en varios días e incluso nos permita seguir circulando con el propio vehículo con total normalidad hasta que vuelven a aparecer los síntomas anteriores.

Pues bien, puede que estemos ante un problema de combustión grave del motor, la carbonilla que puede estar generando, está atascando la geometría variable del turbo, es decir, dicha pieza no podrá trabajar como lo realiza habitualmente, puesto que el bástago de la válvula que regula dicha geometría jamás alcazará su rango de recorrido lógico.

Algo que sería fácilmente solucionable con una limpieza de la geometría y solucionando el problema de combustión, puede deteriorar la pieza completa, como se observa en la fotografía del encabezado, debido a que los álabes de la geometría quedan abiertos y rozan contras las aspas del escape.

Este problema también es muy frecuente en vehículos que circulan por ciudad en marchas largas, pero a bajas revoluciones del motor y no suelen salir a carretera de forma habitual, no es necesario que exista un problema en la combustión el motor.

No olvides que el fallo del turbocompresor suele venir derivado del fallo de otro componente del vehículo o de la propia conducción que realizamos.

Como siempre un saludo y gracias por leernos,

 

Anuncios